El baño del bebé recién nacido



Una de las actividades que causa mayor nerviosismo después de la alimentación es el baño del bebé. A continuación se listan unos pasos y consejos para realizar esta actividad de la manera más tranquila y placentera tanto para los padres como para el bebé.

¿Qué necesitas?



  • Una habitación cálida sin corrientes de aire, con buena iluminación, con espacio para la bañera y un lugar donde cambiar al bebé.

  • Una bañera especial para bebé. En los centros comerciales venden bases de esponja para colocar en la bañera, para que no lo coloques directamente sobre la superficie dura. También puedes usar alguna tela.

  • Agua tibia. Es conveniente tener agua caliente y fría por separado, y combinarlas para obtener agua tibia cuando ya sea el momento de bañar al bebé.

  • Esponja o paño

  • Jabón para bebé (ya sea líquído o en barra)

  • Una frazada (en ésta envolveras al bebé antes de meterlo a la bañera) y dos toallas

  • Ropa y pañal que le vas a poner al bebé después del baño


Ten todo esto listo y a la mano antes de comenzar a bañar al bebé.


Pasos



  • Cerciorate que el agua este tibia, metiendo tu codo o tu mano dentro del agua

  • Desviste al bebé y envuelvelo en la frazada.

  • Mete al bebé en la bañera y abre la frazada (quedará debajo de él, ya no la necesitaremos más).

  • Comienza el baño del cuerpo del bebé

    • El cuerpo
      Moja la esponja o paño y ponle jabón, con y enjabona todo el frente del cuerpo comenzando por el cuello y terminando en las piernas. Presta atención a la zona de los pliegues de la piel. Luego cargalo en tus brazos y dale vuelta para lavarle la espalda.

    • Los genitales
      Los genitales tienen zonas que se limpian naturalmente. En las bebas se deben limpiar sólo en la parte externa de los labios con un algodón, de adelante hacia atrás. Nunca intentes limpiar el interior de la vulva. En los bebés nunca trates de retraer el prepucio ya que puedes lesionarlo



  • Toma una toalla y envuelve al bebé, no le cubras la cabeza, ahora sigue la limpieza de cabeza y cara.

  • Limpieza de cabeza y cara

    • La cabeza
      Sostén el bebé en tus brazos boca arriba con la cabeza ligeramente levantada. Toma un poco de jabón líquido en tu mano (o con la esponja) y enjabona su cabecita, teniendo cuidado de no mojar su rostro y menos que el jabón entre a sus ojos (aunque la mayoría de lo jabones para bebé no provocan irritación si accidentalmente entra en sus ojos).

    • La cara
      La carita del bebé debe se lava únicamente con agua. Nunca utilices jabones. Utiliza un algodón humedecido o una gasa pasándosela suavemente por la frente, las mejillas comenzando de la nariz hacia afuera.



  • Con la toalla que aún tienen el bebé seca su cabeza y ahora pasalo a la otra toalla

  • Seca todo su cuerpo, tomando principal atención en los pliegues y en la zona que cubre el pañal

  • Ponle su pañal y su ropita y listo!



Consejos



  • Nunca olvides revisar que el agua tenga la temperatura adecuada.

  • Bajo ninguna circunstancia deje sólo al bebe, no importa si suena el teléfono, el timbre, toquen la puerta, etc.

  • El baño del bebé no debe durar más de 25 minutos.

  • Siempre revisa la piel de tu bebé para ver si hay algún cambio.

  • No abusar del talco luego del baño ya que el bebé puede aspirarlo; y tampoco colonia o crema de ningún tipo, a menos que su pediatra lo indique.

  • Es mejor secar al bebé con una toalla grande para evitar que le dé frio.

  • Es mejor bañar al bebé cuando esté más tranquilo. Puedes bañar a tu bebé antes de dormir pues así conseguirás que su sueño sea más placentero.